La convergencia reinará en la era post-PC

La convergencia tecnológica, es decir, que se pueda trabajar con los mismos datos y de la misma manera con independencia del dispositivo que se use, será clave en la era post-PC.

El acceso a las aplicaciones y los datos se realizará de forma indistinta desde pantallas móviles (“smartphone” o tableta) y desde el escritorio tradicional, la experiencia de uso será la misma en el futuro, ha explicado el analista de la consultora tecnológica IDC, Antonio Flores.

El próximo Windows 10 o el paso dado por Google con los Chromebooks son movimientos de la industria del PC que se enmarcan en esa convergencia.

El experto prevé que el teléfono móvil se convertirá en un “dispositivo multipropósito” que cambiará de forma en distintos contextos gracias a la adhesión de accesorios: por ejemplo un teclado o una pantalla grande para la oficina.

En el cambio tan grande que afronta el mercado del ordenador personal, las compañías que quieran sobrevivir tendrán que contemplar ofrecer cuatro pilares: la movilidad, la nube, las herramientas sociales y los flujos rápidos de información (big data), ha apuntado.

“Ser un proveedor meramente de hardware ya no te aporta nada”, ha relatado, ahora las tecnológicas tendrán que ofrecer además un paquete completo de soluciones y servicios.

La irrupción de la movilidad, especialmente de las tabletas, está forzando la autorregulación del mercado del PC, que acumula dos años de caídas y seguirá bajando.

Algunas empresas abandonan el negocio mientras que otras intentan adaptarse a la nueva realidad sobre la marcha. La consultora tecnológica IDC pronostica que el mercado del PC cerrará 2014 con una caída del 6 % en número de unidades.

Para 2015 la caída será inferior al 1 %, una inflexión que Flores achaca a que el negocio de las tabletas se irá ajustando tras la efervescencia inicial en las ventas.

Sin embargo, y aunque Flores ha matizado que al PC aún le queda recorrido, su mercado ha cambiado para siempre y las consecuencias no dejan de sentirse.

Una de ellas es la decisión de Microsoft de hacer de Windows 10, presentado ayer en San Francisco futuro sucesor de Windows 8, un sistema operativo más conservador y alineado con las necesidades empresariales.

El mundo corporativo no acogió con efusividad Windows 8, debido a la profunda renovación visual y estructural que incorporó, y Microsoft ha decidido poner remedio a esa cuestión con un sistema conceptualmente más cercano a Windows 7.

Llegará en 2015 y será una plataforma unificada para todos los aparatos, desde ordenadores hasta tabletas y móviles, y estará disponible en pantallas desde 4 hasta 80 pulgadas.

Microsoft ha querido buscar el equilibrio entre la innovación y la demanda de los clientes empresariales -a día de hoy los más relevante en el mercado del PC-, haciendo un sistema “familiar, compatible y productivo”.

Pero la deriva del negocio del PC ya ha provocado que Sony vendiera su división de PC Vaio a un fondo de inversión y que Toshiba haya emprendido la reestructuración de la división de ordenadores para centrarse en el ámbito empresarial y “controlar la volatilidad del negocio en el mercado de consumo”.

Además, Samsung anunciaba hace unos días que dejará de vender al menos temporalmente sus ordenadores personales en Europa.

El director de la división B2B de Samsung España, David Alonso, ha explicado que se está replanteando su estrategia en “un entorno altamente cambiante que varía a la velocidad de la luz”.

“Obviamente todavía hay una demanda latente de PC porque esto no cambia de un día para otro, pero es verdad que la demanda de movilidad está creciendo y en multitud de sistemas operativos”, ha apuntado.

Está convencido de que no se volverá al “PC tradicional” porque no permite la “movilidad extrema” que se demanda.

La línea básica de actuación de Samsung en este ámbito, ha indicado, es tener la movilidad como eje y ofrecer no sólo dispositivos (tabletas y teléfonos inteligentes), sino también servicios que los complementen, principalmente de seguridad y productividad.

“Es una cuestión de supervivencia empezar a hablar dentro de la empresa no sólo del puro dispositivo sino de una oferta de valor completa, no sólo de hardware, sino de soluciones y servicios”, ha aseverado.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.