Antártida, el termómetro del planeta Tierra

Estamos acostumbrados a escuchar que la Antártida es un importante regulador del clima del planeta. Y de hecho, tal y como señalan expertos y científicos, la Antártida es capaz de influir en fenómenos tan lejanos como la floración de los cerezos en Japón o la claridad de los cielos del desierto de Atacama.

En palabras del científico Edgardo Vega, en declaraciones a Efe, ha señalado que: “Lo que ocurra en la Antártida determinará el clima de otras partes muy alejadas de este remoto continente”.

“Esta corriente enfría el agua y disminuye los procesos de evaporación, lo que reduce las precipitaciones y la nubosidad en la zona”, ha afirmado el subdirector del Instituto Nacional Antártico Chileno (INACH).

Para Bolívar Cáceres, responsable del programa glaciar del Instituto Nacional de Meteorología de Ecuador:“Explicado de una forma sencilla, podríamos decir que cuando se derrite el agua dulce de los glaciares -menos densa que el agua salada- y entra en contacto con las corrientes oceánicas altera su salinidad, lo que influye en la interacción entre la superficie del mar y la atmósfera”, explicó a Efe Bolívar Cáceres,

Según los datos registrados, en el mes de marzo de 2015 la Antártida alcanzó los 17,5 grados, la temperatura más alta de la que se tiene registro. Además, cuatro días más tarde, en el desierto de Atacama precipitó en tan solo 24 horas la misma cantidad de lluvia que cayó en los anteriores 14 años.

No hay duda que la Antártida es un gran termómetro del planeta. Todo lo que sucede allí se acaba trasladando al resto del planeta. La comunidad científica está preocupada y pendiente por los últimos deshielos y acontecimiento que están ocurriendo en el continente helado.

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: