Científicos catalanes trabajan para ayudar al cerebro a manejar macrodatos

pompeu fabra

Investigadores de las universidades Pompeu Fabra de BarcelonaPolitécnica de Cataluñatrabajan con catorce colegas de Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Italia, Holanda y Reino Unido en el desarrollo del proyecto europeo CEED (Collective Experience of Empathic Data Systems) para ayudar a las personas a encontrar sentido a las bases de datos complejas (macrodatos).

Los macrodatos se encuentran un muchos ámbitos, se generan por todo tipo de personas o máquinas y abarcan información sobre el clima, imágenes por satélite, vídeos digitales, registros de las transacciones comerciales o señales de GPS, entre otros.

Los investigadores han construido una “maquina de inducción de experiencias”, llamadaBrainX3, en la Universidad Pompeu Fabra que consiste en una habitación que proyecta imágenes y sonidos.

Esta habitación permite utilizar la realidad virtual creada para que el usuario pueda “meterse dentro” de los grandes conjuntos de datos.

Unos sensores instalados en la BrainX3 son capaces de detectar gestos, movimientos oculares o ritmo cardiaco, lo que permite al sistema “adaptar constantemente la presentación de información” según las reacciones del usuario, ha explicado a Efe Paul Verschure, investigador de la Pompeu Fabra.

El sistema es capaz de “simplificar las visualizaciones para reducir la carga cognitiva, es decir, para hacer que el usuario esté menos estresado, o bien orienta a la persona hacia las zonas de datos que no contienen tanta información”, ha precisado en un comunicado el coordinador del proyecto CEED, Jonathan Freeman.

Con ello, los investigadores esperan ayudar a las personas a ser más eficaces en las tareas de evaluación de grandes cantidades de datos a través de la “escucha y estimulación del subconsciente”, ha señalado Verschure.

Según Freeman, la imposibilidad física y temporal de las personas para analizar estos macrodatos hace que el sistema que desarrollan sea de “gran valor” y permita “acelerar y hacer más eficiente el proceso”.

El primer grupo de personas con el que los investigadores ensayaron la maquina estaba compuesto por neurocientíficos, aunque pretenden que se acabe utilizando en “todo tipo de usuarios”, recalcó Verschure.

Las posibles aplicaciones del proyecto CEED van desde la inspección de las imágenes de satélite y la prospección de petróleo hasta la astronomía, la economía y la investigación histórica.

En cualquier ámbito en el que “exista un cuantioso volumen de datos que requiera una gran inversión de tiempo o esfuerzo hay posibilidades de aplicarlo”, ha asegurado Freeman.

Incluso, el sistema podrá ayudar a recopilar y conocer las reacciones de usuarios en lugares como tiendas, museos, bibliotecas y conciertos.

En este sentido, se utiliza desde hace dos años en el memorial de Bergen-Belsen (Alemania), el cual está en contacto con otros museos de Holanda, Reino Unido y Estados Unidos con vistas a las conmemoraciones de la II Guerra Mundial que tendrán lugar en 2015.

Actualmente, también se trabaja para ajustar las situaciones a las que se podría aplicar, como en la optimización de cosechas en África o tiendas virtuales.

El proyecto permitirá “tomar el control de los datos y gestionarlos de manera que podamos aplicarlos para resolver problemas”, ha subrayado la vicepresidenta de la CE, Neelie Kroes.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.