Las pruebas de esfuerzo en bicicletas estáticas diagnostican anomalías cardiacas

bicicletas estaticas

Con los propósitos de año nuevo son muchas las personas que se lanzan al mundo del deporte, pero es importante conocer cuál es nuestro estado físico y las pruebas de esfuerzo que se realizan en bicicletas estáticas pueden ayudarnos a conocer nuestros límites.

Se trata de test médicos controlado donde se monitoriza el comportamiento del corazón mientras la persona, deportista habitual o no, realiza ejercicio subido, normalmente, en una bicicleta estática o una cinta de correr. El tiempo de la prueba variará en función de las condiciones físicas del monitorizado, ya que finaliza en el momento de producirse el agotamiento.

El ejercicio comienza con un pedaleo  ritmo suave que va aumentando su intensidad de manera progresiva mientras el equipo médico monitorea el ritmo cardiaco y la presión arterial con el objetivo de trazar un electrocardiograma donde observar los cambios producidos por el aumento de velocidad o resistencia en la bicicleta estática. Para que los resultados sean fiables, se debe alcanzar el máximo esfuerzo posible, por lo que lo ideal es que sea el paciente el que indique al médico que debe parar por agotamiento, salvo que se encuentren anomalías.

De esta manera el individuo se asegura que se encuentra en condiciones óptimas para realizar ejercicio no solo en bicicletas estáticas, sino en cualquier entorno. Pero además, estas pruebas de esfuerzo sirven para detectar de manera precoz enfermedades o anomalías cardiacas como arritmias o insuficiencias, con lo que se gana en seguridad.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.