Por qué contratar un seguro de impago de alquiler

Si estás alquilando un inmueble, seguro que ya has oído hablar del seguro de impago de alquiler, un tipo de seguro que protege al dueño de la vivienda de las desavenencias que pueda causar el inquilino. Sin embargo, las dudas que se plantean a la hora de alquilar uno de estos seguros son muchas, a continuación pasamos a responder a algunas de las más habituales.

La primera pregunta es sencilla pero necesaria, ¿qué me ofrece un seguro de impago de alquiler? Aunque las coberturas varían dependiendo de la compañía con la que se contrate el seguro, uno completo ha de incluir la recuperación de las rentas del alquiler impagadas por el inquilino. También dispondrá de abogados expertos en desahucios para que recuperen la vivienda lo antes posible. Además, un buen seguro de impago de alquiler compensará al propietario por los robos y destrozos que haya podido causar el inquilino moroso antes de abandonar la vivienda.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre tener el seguro de impago de alquiler y enfrentarse a un moroso en solitario? El proceso que un propietario ha de seguir hasta deshacerse de un inquilino moroso es arduo y largo. Desde el envío del primer burofax advirtiendo al moroso, seguido de los trámites legales, la celebración del juicio más el tiempo que se concede para el abandono del piso, puede pasar un año. En estos casos pocas veces se recuperan las deudas, ya que el inquilino moroso no suele tener con que pagarlo, además el proceso suele ser caro, con el pago de la luz y agua a deber, el abogado y los gastos procesales. Por el contrario, un seguro de impago de alquiler garantiza el cobro de las mensualidades a deber, compensa por los destrozos y pone el caso en manos de abogados expertos, ahorrando de esta forma un gran esfuerzo económico y anímico.

Y, ¿existe alguna forma de evitar estas situaciones? Los seguros de impago de alquileres ayudan al propietario a llevar a cabo una correcta selección del inquilino, de esta forma se previene y se reducen drásticamente las posibilidades de toparse con un inquilino moroso.

Además, sumado a todas estas ventajas, un seguro de impago de alquiler no solo permite alquilar con confianza, sino que además también otorga ventajas fiscales al propietario, ya que es deducible en la declaración de la renta.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.