4 consejos para el mantenimiento preventivo en las instalaciones de agua del hogar

Anticiparse a los problemas puede ahorrar muchos quebraderos de cabeza y, sobre todo, mucho dinero. Este dicho toma especial forma cuando hablamos del mantenimiento de los edificios e inmuebles, donde una correcta revisión y cuidado del estado de las instalaciones y aparatos puede evitar males mayores.

Los daños causados por agua son los siniestros más frecuentes en los edificios, tal como afirma el director técnico y de siniestros de la aseguradora Mutua de Propietarios, José Luis Marín. Estos siniestros no solo se dan en las zonas comunes, sino que se producen a menudo en los hogares y muchos de ellos serían evitables teniendo en cuenta los siguientes consejos de mantenimiento preventivo de las instalaciones de agua en el hogar:

  1. Reconocimiento visual

Lo primero y más básico es hacer un recorrido visual periódico de las tuberías y paredes para asegurarnos que no se produce ninguna humedad ni hay ningún goteo inadecuado que pueda presentar indicios de grietas o fisuras en las tuberías y cañerías.

  1. Desatascos

Aunque no detectemos un atasco en nuestras cañerías, es común que se produzca acumulación de restos en las pilas, como pelos o comida. Por ello, es recomendable utilizar desatascadores manuales en las pilas para evitar obstrucciones, así como echar agua caliente que favorezca la disolución de posibles aceites que se hayan podido colar en el fregadero. En caso de ser necesario, un líquido desatascador ecológico y sencillo para tuberías es la mezcla de vinagre y bicarbonato.

  1. Revisar juntas

Las juntas de los desagües a menudo “se pasan” y dejan de ejercer la función de evitar pérdidas de agua. Por ello, cuando las instalaciones son antiguas, conviene revisar su estado y, en caso de estar desgastadas o no tener la textura original (se quedan “acartonadas”), lo mejor es cambiarlas por unas nuevas.

  1. Limpiar los filtros de retención de sólidos

Una de las principales causas de los olores y atascos en los hogares es la acumulación de restos sólidos en los filtros de retención de líquidos. A menudo, los sifones de desagües de lavadoras, lavavajillas y pilas tienen un tapón que permite la fácil limpieza del mismo: solo hay que abrirlo y limpiarlo poniendo un cubo debajo para el desagüe del agua y suciedad acumulada.

 

Estos son algunos ejemplos de mantenimiento preventivo que podemos realizar fácilmente de manera periódica para alargar la vida de nuestras instalaciones de agua.

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: