Grifos de ducha termostáticos: ¿qué son?

Los grifos de ducha termostáticos se diferencian del resto por permitirnos regular la temperatura a la que queramos que esté el agua. Nos ofrecen una comodidad extra y una mayor seguridad al evitar que el agua salga demasiado caliente.

Pero no son solo esas las ventajas. Uno de los principales motivos por los que se utiliza estos grifos de duchas es porque nos ayudan a ahorrar grandes volúmenes de agua, ya que al regular previamente la temperatura y el caudal del agua, evitamos el derroche que supone esperar a conseguir la temperatura deseada.

Aunque pueda parecer algo complicado, el funcionamiento de estos grifos de ducha es bastante sencillo. Desde ‘todoenbaños‘ nos explican cómo usarlos.

Los grifos de ducha termostáticos disponen de una válvula interior con tres vías: una por donde circula el agua caliente, otra por donde lo hace el agua fría y otra por donde pasa la mezcla que saldrá a la temperatura deseada. En el caso de que hubiera un corte de agua fría, el grifo de ducha termostático cerraría automáticamente la vía de agua caliente garantizando que el agua final no salga demasiado caliente.

Este tipo de grifos dispone de un botón de seguridad, el cual evita que una apertura excesiva del grifo provoque la salida de agua demasiada caliente, aumentando así la seguridad en la ducha de ancianos y niños.  

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: