La primera conexión de Internet directa entre África y Suramérica da inicio

Angola Cables  ha avanzado un paso más para la implementación del Sistema de Cable del Atlántico Sur (SACS). El sistema SACS representa la primera conexión directa entre África y Sudamérica. La instalación del Sistema de Cable del Atlántico Sur (SACS), un cable submarino con una capacidad de 40 Tbps y que tendrá una extensión de más de 6500 km, que llegue a Fortaleza, Brasil, comenzará en la costa de Angola en el municipio de Quissamã. La construcción del SACS estará a cargo de NEC Corporation.

Al evento de presentación asistió el ministro angoleño de Telecomunicaciones y Tecnologías, líderes de empresas locales e internacionales, así como grupos de interés e invitados de Angola Cables. La instalación del SACS se considera un proyecto estratégico para que Angola haga avanzar la economía digital de la región y mejore las comunicaciones globales.

Cuando finalice la implementación de la red de Internet al completo, además de los elementos asociados tales como centros de datos y Puntos de Intercambio de Internet, el sistema SACS supondrá un cambio de paradigma en el sector de las telecomunicaciones en África. En palabras de António Nunes, consejero delegado de Angola Cables, “para los angoleños, el tiempo de acceso a contenidos disponibles en América, el mayor centro de producción y agregación de contenidos y servicios digitales, se acelerará cinco veces más”. En la actualidad, la conexión entre Angola y Brasil tarda aproximadamente 300 milisegundos, pero con el sistema SACS se espera que se reduzca la latencia (el tiempo de retraso entre el envío de un paquete y su recepción) a aproximadamente 60 milisegundos.

“Angola se está convirtiendo en uno de los centros neurálgicos de telecomunicaciones en el África Subsahariana”, añadió el Sr. Nunes. “Los sistemas de cable actuales, tales como WACS, junto con los sistemas de cableado SACS y Monet, complementados con los centros de datos locales, no solo mejorarán la conectividad, sino que también beneficiarán económicamente a Angola y a las regiones circundantes a medida que las compañías tecnológicas que necesitan una elevada conectividad se establezcan y hagan crecer sus operaciones en África”.

La fase de instalación del cable en la costa de Angola es uno de los aspectos más importantes del proyecto debido a que se necesitan varios niveles de interacción y actividad con varias entidades simultáneamente, y por lo tanto constituye un momento decisivo y de alto riesgo. La protección tanto del cable como de los equipos implicados es uno de los aspectos que se analizan, y por ello el trabajo se realiza de forma rigurosa y está bien planificado. “La instalación del SACS representa la materialización de un sueño, un avance que refleja nuestra capacidad de encontrar soluciones y superar desafíos, siempre con un objetivo final en mente”, afirmó António Nunes.

Related Posts