La manipulación de la información ha afectado en elecciones de al menos 18 países

La manipulación de la información en Internet se ha convertido en una práctica global, que en el último año ha jugado ha intervenido en las elecciones de al menos 18 países, según revela la ONG Freedom House en su informe ‘Libertad en la red 2017: Manipular las redes sociales para socavar la democracia’.

El informe analiza el impacto político que ha tenido Internet en 65 países entre junio de 2016 y mayo de 2017, y denuncia que 2017 es el séptimo año consecutivo en el que la libertad en Internet sufre un declive “debido a la manipulación del contenido online”, al que acompañan interrupciones en las conexiones a Internet y ataques a defensores de los derechos humanos y medios de comunicación, como ha informa la organización en su web.

Freedom House afirma que esta tendencia empezó hace una década con los gobiernos de China y Rusia, con el fin de “distorsionar la conversación online y suprimir la disidencia”, pero su aumento hasta el 2017 se debe a que la práctica se ha vuelto global desde entonces, según especifica el comunicado.

De los 65 países analizados en el informe, tan solo 13 mejoran su resultado respecto al estudio del año pasado, mientras que 32 países han incrementado el uso de tácticas de desinformación en sus redes durante ese tiempo.

China repite por tercer año consecutivo como el país con “mayor represión en Internet”, seguido de Siria y Etiopía. Islandia, Estonia, y Canadá, por otra parte, se convierten en los tres países con mayor libertad en Internet del mundo. Los responsables del estudio no han incorporado datos de España en el informe.

El aumento de la presencia de cuentas automatizadas en redes sociales (bots) o el empleo de las noticias falsas ha tenido una especial repercusión en Estados Unidos, según el informe. Freedom House también explica que la manipulación y la desinformación han tenido un papel destacado en las elecciones de otros 17 países.

La ONG recoge que la participación de Rusia en esta manipulación “está bien documentada”, al menos en el caso de Estados Unidos y Europa, pero matiza que los gobiernos, en muchos casos, también “usan estos métodos dentro de sus fronteras para mantenerse en el poder”.

Como apunta la organización, estás prácticas “dañan la habilidad de los ciudadanos de elegir a los líderes en base a noticias basadas en hechos y debate auténtico”.

“Los efectos de la rápida expansión de estas técnicas en la democracia y en el activismo cívico son potencialmente devastadores”, asegura Freedom House, y advierte que “restaurar la confianza en las redes sociales, sin socavar la libertad de Internet y los medios, requerirá tiempo, recursos y creatividad”.

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: