El ‘tuit’ de AP: “Quizá sin saberlo, acaban de inventar una nueva ciberarma económica”

Seguramente ya lo habréis oído o visto en el telediario: ayer, un ciberatacante se infiltró en la cuenta de la popular agencia de noticias Associated Press de Estados Unidos y publicó un tweet que durante unos minutos hizo convulsionar a la Casa Blanca, a la Bolsa y a más de una institución más. El tweet era una breve alerta del canal de la agencia de noticias en Twitter que decía “Alerta: dos explosiones en la Casa Blanca y Barack Obama herido”.

Automáticamente, el tweet comenzó a ser retuiteado y compartido por miles de personas, y la noticia corrió como la pólvora. Casi inmediatamente, la agencia de noticias publicaba quesu cuenta en Twitter había sido pirateada, para posteriormente suspender rápidamente el servicio: “Advertencia: el Twitter de @AP ha sido pirateado. El tweet de un ataque a la Casa Blanca es falso. Os contaremos más cuando sea posible”, mensaje enviado a través de su otra cuenta corporativa @AP_CorpComm.

Mientras esto pasaba, como es lógico, todos los periodistas miraron hacia la Casa Blanca, y su portavoz, Jay Carney, salió rápidamente a desmentir la noticia. Posteriormente hemos sabido que los ciberactivistas en línea que apoyan el régimen del presidente Sirio, Bashar al Assad, reclamaron más tarde la autoría del ataque, el último de una serie de intervenciones contra grandes empresas de información. Los hackers tienen entre sus objetivos más comunes las cuentas de Twitter de empresas de noticias. De la misma manera, estos activistas sirios reivindicaron el haber pirateado la cuenta de AFP de Twitter en febrero pasado.

El llamado Ejército Electrónico Sirio (Syrian Electronic Army), que afirmó haber pirateado la cuenta de AFP, había reivindicado anteriormente haber pirateado las páginas web de Sky News Arabia y Al-Jazeera Mobile.

El sábado pasado las cuentas de los programas de CBS News “60 Minutos” y “48 Horas” también fueron pirateadas. Un tuit de la cuenta @60 Minutos afirmaba: “Exclusiva: el terror golpea #EEUU y #Obama está descaradamente en la cama con Al-Qaeda”. El tuit fue posteriormente borrado y CBS News afirmó estar teniendo problemas con sus cuentas en la popular red social.

Pero vayamos a fijarnos en lo que nos interesa… Estados Unidos acaba de resolver el ataque terrorista  de Boston, y acaba de salir de un estado de emergencia en buena parte del país. Un solo tweet de 140 caracteres fue suficiente para sembrar el pánico en el país, teniendo en consideración que venía de la cuenta de Associated Press (si no estás familiarizado, AP es como nuestra agencia EFE pero mucho más grande y con más influencia). Pero no solo sembró el pánico entre las instituciones* También lo hizo en la Bolsa, que automáticamente se desplomó durante el período de tiempo que tardó en desmentirse la noticia.

Cuando ayer estaba leyendo lo que había pasado y vi la noticia en el telediario, automáticamente pensé: si no está hecho a propósito, quizá sin saberlo, acaban de inventar una nueva ciberarma económica. Veamos…, no sé si estás familiarizado con la Bolsa y su funcionamiento, pero más allá de terminología económica, las fluctuaciones de los valores se suelen mover a base de rumores y noticias.

Que se rumorea que a una gran constructora que opera en Bolsa le van a dar un gran contrato para hacer una planta acuífera en África, suben sus valores, porque los accionistas, pensando que dicho contrato puede revalorizar el valor de la compañía, se ponen como locos a comprar acciones. A mayor demanda, menor oferta y, por lo tanto, más cara. Por lo que sube su valor. Y viceversa: si hay una noticia negativa que puede afectar desfavorablemente, los accionistas venden, aumenta por lo tanto la oferta disponible de acciones y el precio baja, para conseguir colocar todos los títulos.

Ahora pensemos… Si este hubiera sido un ataque orquestado para conseguir un beneficio económico, alguien se podría haber llevado mucho dinero. ¿Cómo? Fácil: se publica el tweet, y la Bolsa comienza a caer. Alguien que esté pendiente podría comprar cuando los valores están bajos, y unos minutos después, tras el desmentido y la vuelta a la normalidad, y al volver a subir los valores, venderlos. Si ha comprado a 10 dólares cuando estaba más baja y vende, unos minutos después, a 60, y si las cuentas no me fallan, habría sacado 50 dólares de beneficio por acción en solo unos minutos.

Eso sí, tiene que ser alguien que sepa operar en Bolsa y que tenga la agilidad suficiente como para hacerlo. Me imagino que elEjército Electrónico Sirio igual necesita financiación para llevar a cabo sus tropelías, ¿no? O algún Gobierno… o algún gran operador económico internacional… Piénsalo. Porque si no, este hecho en sí no deja de ser una gamberrada que no lleva a ninguna otra parte, porque era de prever que el desmentido fuera inmediato.

O quizá fue una prueba de concepto para ver hasta qué punto la Bolsa y sus fluctuaciones son sensibles a las noticias filtradas por la Red. Y, como hemos visto, efectivamente lo es. ¿Qué hubiera pasado si en vez de publicar este tweet hubieran dicho que Corea ha lanzado una bomba atómica sobre Estados Unidos? Puf, mejor no pensarlo…

Y pensar en que la Bolsa no responda ante este tipo de noticias es casi una entelequia, porque sería pretender cambiar por la base el funcionamiento del sistema económico, y eso, disculpadme que os diga, no creo que pase.

Seguro que algún otro espabilado ha pensado ya en estanueva aplicación del ciberactivismo, porque si se buscan los compinches adecuados, pueden amasar una respetable cantidad de dinero. O bien alquilar sus “servicios” al mejor postor y operador en Bolsa. ¿Que es trampa? Bueno, la historia económica está plagada de trampas y triquiñuelas.

Por eso, ante esta noticia y viendo la reacción en cascada que causó, yo me pregunto: ¿estaremos ante una nueva ciberarma económica? No quiero ser tremendista, pero esto sí podría causar un buen lío internacional

 

 

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: