Creían que compraban teléfonos de alta gama y recibieron imitaciones

La picaresca siempre ha existido en España, pero en ocasiones el daño ocasionado llega a límites insospechados. Esto les ocurrió a dos vecinos de Valladolid cuando, creyendo que compraban teléfonos de alta gama, recibieron imitaciones.

Los culpables de 19 y 43 años, adquirían réplicas casi exactas que después vendían haciéndolas pasar por buenas. El parecido era tal que nada hacía pensar a las víctimas que no fuesen originales. Los afectados tan solo se dieron cuenta del engaño cuando los teléfonos dejaron de funcionar correctamente.

Para no levantar sospechas cobraban la mitad de lo que costarían nuevos, en caso de haber sido originales. Se llevaron 600 euros por uno y 620 euros por otro. De esta manera el comprador entendía que se llevaba un chollo sin que la oferta fuese tan descarada como para dudar.

Los cargos que pesan contra los estafadores, ya detenidos, son delitos contra la propiedad industrial y estafa. Al ver que los teléfonos no iban como debían, saltaron las alarmas. Fue entonces cuando decidieron acudir a una comisaría de la Policía Nacional a poner una denuncia. Los agentes comprobaron que efectivamente habían sido engañados y comenzaron la búsqueda. Tras haber sido identificados y detenidos, los autores rendirán cuentas ante la justicia.

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: