¿De qué trata el nuevo método de los ciberdelincuentes, el Formjacking?

Copiar datos de tarjetas en Internet para luego venderlos en el mercado negro es un delito lamentablemente habitual desde hace algún tiempo, pero la optimización de los sistemas que utilizan estos ciberdelincuentes, nos lleva a alertar acerca de los peligros del Formjacking.

De hecho, estamos hablando de uno de los métodos de ciberdelincuencia que más se extendió en el mundo durante 2018, al mismo tiempo que otras modalidades han ido a la baja, como por ejemplo los ataques de tipo ransomware.

Todo esto hemos podido saberlo gracias a un informe sobre Amenazas de Seguridad en Internet de 2018 realizado por la empresa Symantec, cuyos especialistas además han explicado que España es el octavo país del continente europeo en lo que respecta a la cantidad de amenazas totales detectadas.

Cuando hablamos de Formjacking, nos referimos a un tipo de ataque que sobre todo afecta a pequeñas y medianas empresas, habiendo sido las principales afectadas durante el 2018 las páginas web de Ticketmaster o British Airways.

Aunque resulta difícil saber a ciencia cierta qué cantidad de dinero han generado estos ataques, podemos decir que las primeras estimaciones hablan de unos 17 millones de dólares, sólo durante el 2018. Esto, porque una tarjeta de crédito robada tiene un coste promedio de 50 euros en el mercado negro.

Por otro lado, como comentábamos antes, los ataques ransomware sí que han decaído, teniendo en cuenta la incorporación de nuevos sistemas de seguridad basados en el uso de la nube, que han reducido su impacto.

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: