Se conoce el primer caso de alergia a las redes WiFi

Como sabemos, algunos de nosotros e incluso personas que nos rodean pueden haber nacido con, o desarrollado, ciertas alergias a alimentos, materiales u otros elementos con los que nos veamos rodeados a lo largo de la vida. Casi siempre hablamos de casos que tienen precedentes.

Sin embargo, es probable que nunca antes hayamos escuchado acerca de un caso tan curioso como el de la británica Rosi Gladwell, hoy residente de España, quien asegura que es alérgica a las señales de WiFi, como así también a las radiaciones emitidas por los módems.

De acuerdo a lo que ella misma ha comentado a los medios de prensa, todo comenzó hace unos seis años, cuando una tarde que se sentía mal, decidió apagar tanto el WiFi de su vivienda como los dispositivos electrónicos encendidos en ella. A las pocas horas, recuperó su vitalidad habitual.

Lo increíble del caso es que, tan pronto volvió a conectarnos, esa sensación de cansancio general se apoderó nuevamente de su cuerpo, y desde entonces ha realizado diferentes pruebas caseras hasta concluir que padece algún tipo de alergia a los campos electromagnéticos.

Para poder mantener la misma calidad de vida que tenía antes de estos incidentes, ella se ha mudado a una casa en el campo junto a su esposo y, en la medida de lo posible, intentan evitar las grandes ciudades. No sólo eso, sino que lleva encima un detector de radiación portátil para evitar recaídas.

Y si todo esto suena de por sí poco común, tenemos que agregar que la mujer está muy preocupada además por la inminente llegada de las redes 5G, que se espera que cubran todo el territorio español en algunos años, al punto de creer que puede llegar a perder la vida por ello.

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: