Gab, la red social de la ultraderecha americana, en jaque

La semana pasada, el ciudadano norteamericano Robert Bowers entró en una sinagoga de Pittsburgh y asesinó a 11 personas. Inmediatemente comenzaron las investigaciones policiales al respecto, y uno de los principales resultados hallados tenía que ver con la actividad de esta persona en una red social, denominada Gab. Así comienza una de las historias más curiosas respecto a este tipo de plataformas en los últimos tiempos.

Y es que rápidamente periodistas e investigadores conectaron el caso de Bowers con el de Cesar Sayoc, el principal sospechoso de haber enviado paquetes bomba a celebridades famosas que forman parte del partido demócrata. Este personaje también poseía su propia cuenta en Gab.

¿Y por qué ambos difundían sus ideas en este servicio? Básicamente, porque se trata de una red social que prácticamente no pone límites a los mensajes que se transmiten a través de ella, como por ejemplo mensajes de corte antisemita.

Incluso, en la propia información de perfil de Bowers aún puede leerse: “los judíos son hijos de Satanás”. Y antes de realizar la masacre en Pittsburgh también había dejado una publicación algo premonitoria: “No me puedo quedar sentado mirando cómo masacran a mi gente. Al diablo con sus ideas. Voy”.

Tras el acto de terrorismo, la red social decidió cerrar la cuenta de Gab de forma definitiva, y también señalaron que estaban a disposición de las autoridades para colaborar con cualquier tipo de requerimiento durante la investigación.

Gab, que fue lanzada en 2016 como respuesta a los primeros intentos de Twitter y Facebook por controlar lo que sus usuarios publicaban en estas plataformas, casi no ponía restricciones de ningún tipo a comentarios del nivel de los de Bowers.

Como consecuencia de estos hechos de público conocimiento, Gab ha sido baneada de la App Store y la Play Store, considerando que tanto Apple como Google han decidido darle la espalda por obvios motivos. También los principales apoyos e inversores detrás de la plataforma se han retirado.

Facebook, Google y Twitter ya habían dado muestras en el pasado de que no tolerarían mensajes de odio de usuarios, y la exposición de Gab es una buena muestra de que hay ciertas ideologías que, afortunadamente, no tienen sitio en el mundo actual.

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: