Google ofreció US$ 100 millones por licencias a los sellos para Google Music

Ni bien se comenzaron a filtrar las noticias sobre el proyecto de Google de ofrecer un servicio de streaming, gran cantidad de usuarios se ilusionó con esta idea y terminar con la única opción y el monopolio de atunes. Incluso los mismos sellos discográficos se veían contentos con estar fuera respecto del monopolio de Apple sobre la venta de música.

 

 

Luego la desilusión llegó para todos ellos cuando Google realizó la presentación de Music Beta, porque a pesar de que era una cuestión de público conocimiento que las negociaciones entre Google y las discográficas no habían sido nada positivas, este servicio de Google no era lo esperado por el público. La mayor queja es que, si bien el espacio para la cantidad de canciones es generoso (pueden subirse aproximadamente 20 mil) el servicio resulta poco funcional para los usuarios ya que éstos deben subir los temas, lo cual lleva a un tiempo más que considerable.

Pero ahora han podido llegar a conocerse algunos aspectos y razones anteriores que llevaron a Google a optar por Music Beta. Según lo afirmado por Bloomberg Businessweek, Google habría hecho ofrecimientos de hasta US$ 100 millones de dólares a los sellos, en concepto de adelanto de pago por las licencias de los temas y de esta forma poder ofrecer un sistema de streaming directo, sin necesidad de que el usuario deba perder el tiempo subiendo las canciones a la nube. Este sistema podría haber funcionado a través de una suscripción mensual, y esto fue precisamente lo que generó el conflicto y la causa principal del fracaso de Google streaming.

Bloomberg afirma que las negociaciones entre Google y Warner Music Group fueron arduas y dificultosas, debido a que la compañía Warner pretendía que Google cobre a sus usuarios unos US$ 30 por mes por la utilización del servicio musical, algo a los que Google no estaba dispuesto de ningún modo.

Para terminar con las esperanzas de Google streaming, las cuatro discográficas más importantes (Universal, Warner, Sony y EMI) rechazaron este concepto de Google por considerar que “los resultados de búsqueda de Google y YouTube suelen llevar a archivos pirateados”.

 

Teresa A.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: