Orange dice adiós al fútbol… ¿y a sus tiendas físicas?

Hace apenas un mes decíamos que por los recortes, Vodafone cerraría sus tiendas propias en España, una solución que se ha convertido en la salida perfecta para las operadoras extranjeras que tienen números en rojo en el país, considerando que Orange podría ser el camino de una de sus principales rivales.

Con una reestructuración que se ha llevado por delante a poco más del 10% de su plantilla, considerando los 400 empleados que optaron por la baja voluntaria dentro del ERE, ahora Orange sigue reduciendo su presencia y alcance en el país, afectando a las tiendas físicas como habíamos visto antes en el caso de la británica Vodafone.

Básicamente, la idea consiste en cerrar todas aquellas sucursales que no sean “rentables” y, al igual que Vodafone, Orange podría mantener abiertas sólo las que dependan de otras firmas o socias comerciales, lo que significará, tarde o temprano, que los trabajadores de esas sucursales corren riesgo de perder sus puestos.

Tras cerrar Amena y quedarse con sus clientes, la casa matriz de la teleco francesa está comunicando poco a poco cuáles son sus planes para intentar subsistir en el mercado español, y el primero de ellos pasa por abandonar definitivamente la subasta del fútbol, rindiéndose en lo que respecta a la opción de emitir LaLiga.

En la presentación de los resultados correspondientes a los primeros nueve meses de 2021, Jean-François Fallacher, consejero delegado de Orange España, explicó que si bien consideran que el fútbol es un contenido de potencial dentro de su propuesta, no pujarán en la próxima subasta para no subirle el precio.

Es decir, para poder emitir LaLiga y otras competiciones a las que nos tienen acostumbrados, dependerán de negociaciones posteriores con las multinacionales que se hagan con esos derechos, presumiblemente Telefónica, lo que les impide asegurar que seguirán ofreciendo este producto como parte de sus servicios.

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: